Cuando no estamos completas somos bien malas.

Por Lic. Elena de la Garza

Desde la sororidad necesitamos comenzar con nosotras mismas

Comienzo por compartirles una anécdota personal. Hace unos días estaba conversando con un grupo de amigos de ambos sexos acerca del abuso de mujeres y los movimiento femenistas.

Después de manifestar mi opinión fue precisamente una mujer la que me respondió en un tono agresivo y personal a pesar de que, en teoría, se trataba simplemente de una charla informal. 

Meditando al respecto terminé reflexionando sobre como las mujeres somos los peores enemigos de las mujeres y no sabemos que hacer con la agresión.

Comencemos por aceptar que la agresión es parte del ser humano

Hay una parte de naturaleza social en las manifestaciones agresivas.

La agresión es instintiva, pero al mismo tiempo selectiva. ¿ Por qué ?

Definamos:

  • Es instinto de supervivencia ( Lorenz)
  • Es instinto de destrucción y muerte ( Freud)
  • Es además una reacción al medio ambiente, y tiene un componente de imitación de modelos influyentes
  • Todo esto aunado a un componente biológico personal, es decir algunos somos por naturaleza más combativos que otros

La agresión es parte del ser humano y es de alguna forma una respuesta del organismo para sobrevivir. Pero a las mujeres por educación y cultura nos está más vedado el serlo.

Se nos exhorta  y conmina constantemente con ser buenas, dulces, agradables, bajo la amenaza de te vas a quedar sola, con ese carácter nadie te va a querer, a las mujeres se les ve pero no se les escucha, no seas rebelde, no opines, es tu padre y tiene la razón…etc..

Se tiene la creencia errónea de que los hombres saben más que las mujeres, especialmente en los países latinos. En casa a veces desde nuestro propio padre.

A medida que introyectamos todos estos mensajes de… calladita te ves más bonita, la agresión se vuelve mas velada y sutil, pero existe.

A los hombres se le permite gritar y dar golpes o expresar el desacuerdo.

A nosotras mucho menos, por ello aprendemos a desahogarnos de una manera sutil, pero igualmente dañina o aun más, puesto que es inesperada, es por medio de la agresión social y/o relacional.

Las mujeres poseemos mejores habilidades para comunicarnos y es por este medio que desahogamos nuestra rabia y desacuerdo con el mundo.

Todos tenemos derecho a sentir cólera y estar a veces irritables, pero NO a descargarla contra los otros.

Estamos menos preparadas para manejar y resolver los conflictos, porque en teoría no debemos crearlos.

La frustración de las mujeres al no poder expresarse al 100 % por esa necesidad de agradar hace que la agresión sea mayor.

Lastimamos a las otras, a las que nos parecen más completas o diferentes, a las que se atreven a desafiar el status quo.

Les inventamos chismes y/o rumores que lastiman su buen nombre, su reputación, sus capacidades. Es decir por celos, posesividad o miedo a la  exclusión.

Hay múltiples factores envueltos en la agresión femenina.

Entre otros podemos ver que hay factores individuales, del medio ambiente, culturales ,  ideológicos, sociales, estructurales, económicos, etc.

¿ Cuando despega realmente la agresión de las mujeres ?

El punto álgido en la vida de las mujeres comienza en la adolescencia cuando comienza la carrera por  ser aceptada en el grupo, por tener la pareja perfecta… por cumplir con las expectativas que se supone su familia y su cultura, sociedad,  espera de ellas.

Y nos damos cuenta que a mayores reglas, entre màs rígidas las reglas de la familia y la sociedad sobre las mujeres, mayor es la agresión pasiva.

Estas mujeres necesitan el reconocimiento externo, son reforzadas a continuar con este patrón negativo de conducta y sus habilidades interpersonales entre pares comienzan a disminuir.

Ya que solo saben competir, en base a destruir o hacer menos a la otra cuando se sienten menos, humilladas, rechazadas o agraviadas, real o imaginado atacan a las demás.

Necesitan por el contexto en que crecieron… ser las mejores.

Además comúnmente estas personas no están orientadas a pensar en las consecuencias futuras de sus acciones

Creen que siendo agresivas de manera pasiva, se sentirán mejor  y lo logran pero a muy corto plazo.

Pero al terminar su satisfacción, necesitan agredir a la misma o a otra que se convierte en rival, ya sea de trabajo, de afecto, de amistad, o de amores.

No se han dado cuenta, porque además no se toman el tiempo para entender que la competencia es interna y es por la complitud personal.

Nadie te puede completar o hacer feliz, es una tarea interior y personal.

Las habilidades verbales y la identificación de los lenguajes no verbales de las mujeres comienzan a hacerse sumamente vitales.

Para estas mujeres es necesario reconocer los sentimientos y las debilidades de las otras que pasan a ser rivales y llega el momento en que se vuelven expertas.

La agresión comienza porque ellas necesitan ser aceptadas.

No reconocen a una líder, no confían en su valía, necesitan ser el centro de atención, tienen heridas no resueltas, son vulnerables, son incapaces de manejar el conflicto.

Fueron educadas para ser las lindas. Como tienen que ser perfectas no saben manejar los problemas, por ello cualquiera que las enfrente a sus debilidades se convierte en enemiga automáticamente.

Toda aquella que amenaza su puesto, su reinado, debe ser destruida. Se basan en que los demás valgan menos

La exclusión

¿ Cómo excluyen ?

Creando rumores, rechazando, aislando a la diferente, a la segura, acosando, evitando, el acoso comienza siendo verbal y/ o no verbal.

Maledicencia, chismes, alianzas, daño en propiedad ajena,   ataques encubiertos.

El problema ahora es que con las redes sociales las consecuencias de la agresión puede llevar a la víctima a situaciones muy extremas.

Además llega un momento en que la víctima ya no entiende que está sucediendo y deja además de creer en ella…

¿ A quién excluyen ?

A la diferente, a la que se sale del promedio que ellas consideran que pueden controlar.

La agresión es invisible….oculta bajo una capa de ternura y dulzura

¿ En qué se basa la autoestima de estas mujeres ?

Las agresoras normalmente son las bonitas, lindas, aplicadas carismáticas, que no rompen un plato pero se llevan la vajilla,

Tienen la necesidad de ser más que los demás, para controlar, sentirse fuertes y seguras.

¿Por qué no están completas en sí mismas ?

La estima de los demás las completan por eso atacan a las demás que las confrontan con sus fallos o debilidades.

Como necesitan ser el centro de atención, por ello manipulan,

Tienen un montón de heridas no resueltas, son vulnerables y se defienden atacando.

A veces no poseen la información necesaria ni buscan entenderse para no necesitar desplazar su agresividad hacia un tercero

Son incapaces de manejar el conflicto.

Fueron educadas para ser encantadoras.

Por lo que no se permiten ni interiormente sentir celos, rabia, envidia, no saben abordar los problemas, mucho menos resolverlos, ni dialogar, ni escuchar, solo saben justificarse y atacar al otro (a).

Como evitar convertirnos en mujeres agresivas:

A través de la empatía.

A través de la complitud personal.

A través de la autoestima.

A través de la educación – el respeto a la diferencia, aceptando a los que rompen los roles sociales esperados.

Aceptando lo inesperado, enseñando a ser flexibles.

A competir hacia adentro.

A resolver los conflictos.

A aceptar los retos.

Por medio de la educación en casa.  

A través de padres que crean vínculos sanos con sus hijos y reaccionan adecuadamente a los comportamientos agresivos de sus hijas, siendo sensibles a sus necesidades y temores y los manejan adecuadamente,

Creando cultura donde se promueva la no violencia, y el respeto a la diferencia y a la unicidad

Enseñándolas a escucharse a si mismas, a confiar en ellas y su fuerza interior

Logrando el apoyo  y el afecto de aquellos que pueden ser figura – modelos de autoridad positivas.- significativas

Aprendamos a disfrutar de la diferencia

Aprendamos a aceptar a la otra

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *