Gracias a las mujeres que eligieron ser madres.

Por María Teresa ” Tití” Alcalá

Las madres y su amoroso trabajo de tiempo completo.

Para quienes me leen por primera ocasión, les comparto que soy estudiante de Comunicación, y mi postura es la de una joven feminista del siglo XXI.

Mi artículo está relacionado con el Día de las Madres y aunque me uno al festejo, quiero dejar claro mi mensaje: ser madre es una elección.

No olvidemos que el primer hogar de todos los que estamos leyendo este artículo fue una mujer… su vientre.

Desde la antigua Grecia hasta la actualidad, las madres han sido una representación de amor incondicional y abnegado.

No tengo la experiencia de ser madre, pero por lo que he visto y escuchado, la labor de madre es tanto hermosa como cansada.

Creo que pocas veces tomamos conciencia de que ser madre es un trabajo de tiempo completo.

Cuando una mujer trabaja en una oficina tiene un horario de entrada y otro de salida.

Sin embargo cuando una mujer desempeña el papel de madre y ama de casa, sus jornadas son ininterrumpidas; no hay descansos, días feriados, ni beneficios laborales.

¿ No crees que es razón suficiente para analizar el impacto del rol de madre en la sociedad moderna ?

¿ Cómo festejar a una madre en su día ?

No puedo contestar esta pregunta con total certeza, pues no tengo hijos. Sin embargo, soy mujer y soy hija.

Si fuera madre, me gustaría saber que el trabajo del hogar no recae 100% en mi, porque al fin de cuentas en un hogar familiar vive más de una persona.

Los regalos materiales siempre son apreciados, pero como en otras celebraciones me gustaría que los obsequios no fueran parte de una campaña publicitaria.

Me parece que hay regalos mucho más profundos, significativos y gratuitos.

Mi propuesta, como mujer feminista, es que reconozcamos la importancia de una mujer que por convicción y vocación decidió comprometerse amorosamente a ser madre.

Una mamá así es… todo. Protectora, amiga, maestra, defensora, la persona que te escucha y se preocupa genuinamente por ti.

Para mi hay una enorme diferencia entre las mujeres que realmente anhelan ser madres y aquellas que por cuestiones sociales o culturales se sienten obligadas a tener hijos.

Aunque hoy en día se viven muchos cambios, no debemos olvidar que el deseo de maternidad es algo que todavía se espera de una mujer.

Es importante escuchar la postura de cada mujer con respecto a este tema.

No todas queremos ser madres, y francamente no todas podríamos con ese tipo de labor.

Gracias a las que eligieron ser madres…. y también a las que no.

La realidad es que ninguno de nosotros estaría aquí de no ser por su mamá.

Una madre no es cualquiera, y una buena madre, es aquella que anhela serlo.

Con esta breve reflexión no me queda más que agradecer.

Gracias a todas las mujeres que desean tener hijos, ya que sin ellas no seríamos quienes somos.

Gracias por cargar en sus hombros todo tipo de responsabilidades, muchas de ellas que podrían y deberían ser compartidas.

Gracias por ese amor tan incondicional.

Y una disculpa a todas aquellas madres que en algún momento de sus vidas se sintieron presionadas a tener un hijo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *