La mujer más anónima del mundo.

Por Dr. José Castillo Ruiz

La musa secreta.

Vivir y estar atenta de las necesidades físicas, emocionales y espirituales de una persona adicta requiere de resiliencia, paciencia, aceptación, tolerancia y mil cualidades más que no cualquier mujer puede desarrollar.

El caso en cuestión consiste en el de una pareja en la cual, él es un adulto maduro, de 43 años de edad, que hace dos años era adicto a opiáceos y al sexo. Lo anterior se conoce en psicología como diagnóstico dual.

Si ya de por sí una adicción es difícil de controlar, el vencer varias adicciones es una epopeya para el paciente que la padece, así como para su pareja. Ella, una mujer de 33 años de edad.

El apoyo brinda esperanza.

En este caso, si su mujer se mantiene fiel a la recuperación de su pareja, entonces él desarrollará esperanza, significado de vida y metas por alcanzar.

El estatus social y económico de ella es lo de menos.

Lo importante es que ella, su compañera de vida, se mantenga con una actitud de creer firmemente en la curación de su pareja, con paciencia eterna, aceptación de sus recaídas y esperanza de un futuro mejor.

Embed from Getty Images

Erica Herman era una mujer totalmente desconocida para el mundo del deporte hasta hace poco tiempo.

Todos los periódicos del mundo descubrieron que la “musa” en la que se inspiró para ganar y a quien agradeció públicamente Tiger Woods era su actual novia, quien es además la administradora de un restaurante propiedad del flamante Campeón del Masters de Golf 2019.

Lo que anteriormente hemos descrito es un fenómeno que Nassim Taleb lo bautizó como el Cisne Negro: Un caso fuera de las expectativas, imposible de llevar a cabo.

Además de lo anterior, implica un impacto extremo en la humanidad y, finalmente, a pesar de lo extraño, las personas crean explicaciones que aparentemente lo hacen explicable y predecible.

La recuperación de las adicciones que padecía Tiger se debió en parte a su voluntad, inteligencia y esfuerzo físico para sobreponerse a diversos problemas físicos, emocionales y existenciales.

Seguramente además del apoyo de su madre y de sus hijos, el soporte incondicional de Erica quien fue un bastión importante en el regreso del ave fénix de los deportes.

Empatía: elemento clave.

Cuando una persona se sume en las adicciones, el grado de soledad y sufrimiento son inigualables. Solamente alguien con gran empatía y compasión puede ser un protagonista del rescate y de la recuperación de su ser querido.

Embed from Getty Images

Además de indagar sobre la epopeya que Tiger Woods escribió en los canales del deporte mundial, bien valdría la pena el investigar los ingredientes emocionales y espirituales que Erica le imprimió a su relación amorosa con esta leyenda viviente del deporte del golf.

Solamente ellos dos sabrán el secreto de una relación por lo pronto estable y satisfactoria, que hizo que una persona adicta se convirtiese en ex adicta, que se tornara de perdedora a triunfadora.

De ser un pésimo mal ejemplo para miles de personas se convirtió en un auténtico rol model para millones de personas que sufren los embates de adicciones tan poderosas como lo son la adicción al sexo y a los opiáceos.

Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer.

Hoy cobra más vigencia que nunca la frase que dice: Detrás de un gran hombre siempre existe una gran mujer.

Por lo menos Erica ha sido una persona que con su apoyo incondicional ha ayudado a que su pareja cumpla con la frase: “Quien se detiene ante lo imposible, pierde la oportunidad de disfrutar lo inimaginable”.

Todavía después de su triunfo, Tiger Woods reconocía que el momento de felicidad luego de su epopeya era algo que él experimentaba como irreal.

Ojalá que su nueva hada madrina le explique a Tiger y a todo el mundo cuáles son los elementos para que una mujer como lo es ella desarrolló y aportó a su pareja que había sido arrojada al vacío de la indiferencia del mundo de los deportes, descendiendo al averno de la ignominia y la derrota, y que gracias a ella resurgió con gran resiliencia y antifragilidad.

Paradójicamente una de las mujeres más anónimas del mundo se convirtió de la noche a la mañana en una mujer inspiradora del mayor regreso en la historia del deporte de la humanidad: Erica Herman.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *